ANANDA es una escuela de yoga, un espacio dedicado íntegramente a la práctica, el estudio y la enseñanza del yoga.

Nació hace ya mas de una década, en el año 2008 y, desde entonces, continúa creciendo y ofreciendo, desde la autenticidad y honestidad, una enseñanza de calidad con profesores certificados, con una larga experiencia en la práctica personal y en continua formación y reciclaje.

Nuestras clases siguen las líneas pedagógicas de los métodos de BKS IYENGAR® y SATYANANDA YOGA®, sistemas de yoga reconocidos internacionalmente y que proporcionan las herramientas necesarias para un desarrollo integral de la persona, aportando salud física y paz mental.

La palabra ANANDA proviene del sánscrito, lengua clásica de la India y que también es la lengua del yoga. ANANDA significa dicha, felicidad inagotable, alegría sin causa, bienestar emocional gratuito y sin dependencias… es la verdadera felicidad.

No se puede comparar con el placer de los sentidos. Éstos tienen un principio y un final. No así ANANDA. Aquel que experimenta ANANDA experimenta una paz y alegría interior que no se ve alterada por las circunstancias externas, un sentido de comunión con todas las criaturas deseando convertirse en amigo de ellas y volviéndose benévolo de cara a todos los seres vivientes.

ANANDA es nuestra esencia mas íntima, lo que realmente somos.

Lo que sucede es que puede estar más o menos nublada por la falta de conocimiento, por la ignorancia espiritual (AVIDYA, en términos yóguicos), ignorancia que se da al confundir:

  • lo transitorio con lo permanente,
  • lo impuro con lo puro,
  • el dolor con el placer y
  • lo que no es el si-mismo con el si-mismo. (Yoga Sutras de Patanjali, II.4-5).

Con la práctica regular, firme, meditativa y estable del yoga se da una expansión de la conciencia que lleva a que esa falta de conocimiento espiritual se transforme en conocimiento espiritual (VIDYA), en el conocimiento de saber lo que realmente somos despertando así el estado de ANANDA.

Y, cuando se logra el estado de ANANDA, esa energía no solo es benéfica para la propia persona, sino que a su vez también desencadena gradualmente la energía latente de esa misma naturaleza en las personas que están alrededor:

“Hay un viejo relato sobre un agricultor que estaba orgulloso de los frutos que crecían en su huerto. Pero había un árbol enfermo que nunca daba ningún fruto de valor y estaba ocupando un espacio precioso. Así que lo intento todo para librarse de él, pero no había manera. Si lo talaba, volvía a crecer del brote mas mínimo, si lo envenenaba, no se acababa de morir… Hasta que un día, haciendo caso de lo que alguien le había aconsejado, plantó muchos árboles sanos a su alrededor. Eran árboles vigorosos que crecían muy bien en aquel clima y pronto fue difícil distinguir entre ellos el árbol enfermo. Poco a poco, los árboles sanos fueron ocupando todo el espacio y, cuando el agricultor fue a buscar a su viejo adversario, no lo encontró: el árbol enfermo estaba ahora sano y sus ramas estaban repletas de espléndidos frutos”…

El corazón de los Yoga Sutras. BKS Iyengar.

… y éste es el espíritu de la escuela, “despertar” ANANDA en todos aquellos que entramos a formar parte de ella.

HARI OM TAT SAT